Cicatrices por piercing

La palabra piercing viene del verbo “to pierce” que significa perforar, atravesar.
El clásico piercing se realiza en los recién nacidos de sexo femenino en el lóbulo de la oreja, para luego colocar el aro.
Hoy en día se extendió la práctica del piercing a otras partes del cuerpo como las cejas, fosas nasales, ombligo, labios, lengua y genitales entre otros.

Cuadro clínico:
Luego de un tiempo el orificio producido comienza a epitelizarse y se genera una fistula, es decir, una conexión o canal entre tejidos u órganos.

Las fistulas no cierran espontáneamente y cuando la persona retira el elemento decorativo, ya sea porque no desea usarlo más o porque tubo infección o reacciones alérgicas, le queda una cicatriz deprimida y una fistula antiestética y en algunas oportunidades una cicatriz sobre elevada o queloide.

Tratamiento:
En Hoogstra Centros Médicos tratamos las cicatrices por piercing con tecnología láser, lo que evita cicatrices adicionales.

El Dr. Ricardo Hoogstra utiliza técnicas avanzadas en cirugía plástica y reparadora, asociadas muchas veces con láser para el tratamiento de las cicatrices producidas por piercing.

⇒ Para consultar precios y obtener más información, haga clic aquí: Cicatrices por Piercing

Testimonio de pacientes:
Lo invitamos a mirar los siguientes videos con el relato de pacientes que han recibido este tratamiento en nuestros Centros Médicos:

Para agendar un turno en Sucursal Caballito, ingrese aquí
Para agendar un turno en Sucursal Belgrano, ingrese aquí
Para agendar un turno en Sucursal Pilar, ingrese aquí

Consultas vía internet:
Si tiene dudas o consultas sobre el procedimiento, ingrese aquí.

Compartir en Share on Facebook12Tweet about this on Twitter